*¿Llamadas de Atención o Gritos de Auxilio?

Comparte por favor:

#QUÓRUM

Por: Paloma Cuevas R.

Lamentable y triste: hace algunos días las notas rojas parecían haber hecho su agosto, en las afueras de un hotel cercano a la terminal toluqueña se había encontrado el cuerpo sin vida de un hombre cercano a los 30 años que había recibido algunos tiros en el área abdominal, sin que se tuviera noticia de sus asesinos.

Días más tarde, en la colonia Américas del mismo municipio toda una familia fue ultimada al interior de su domicilio, sin que se tenga noticia ni idea de quiénes podrían ser los perpetradores de tal crimen que deja a la sociedad toluqueña con esa sensación de terror al saberse inseguros aún en su propia casa…

La gota que derrama el vaso ocurrió la semana pasada justo el 25 de febrero, hemos de recordar que los días 25 de cada mes se celebra el día Internacional para la Eliminación de la Violencia en Contra de la Mujer como resultado de los millones de mujeres en el mundo que son objeto de  violencia en distintos ámbitos y grados: desde maltrato verbal de sus padres, discriminación laboral hasta golpes por parte de su pareja, trata, violaciones y asesinatos. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con estadísticas disponibles en 2013, un 35% de las mujeres en el planeta ha sufrido violencia física y/o sexual ya sea por parte de su pareja o en otro contexto, como resultado de ello en el año de 2008 el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lanzó una campaña para “sensibilizar a la población” y motivar a los gobiernos a invertir más recursos en programas de prevención, como una paradoja de esta fecha el 25 de febrero unos malhechores ingresaron al domicilio de una compañera periodista y no conformes con violentar la paz de su hogar destrozaron la inocencia de su pequeña hija de tan sólo trece años de edad, a quién no sólo golpearon sino que ultrajaron sexualmente, y quien a pesar de haber solicitado el apoyo de las autoridades en este caso policías pertenecientes a un módulo ubicado a escasos metros de su domicilio fue dejada a su suerte por estos mismos que indiferentes a su terror, la dejaron sola para ser pisoteada por “esos” sin nombre que se atreven a lastimar a lo más frágil y vulnerable de nuestra sociedad: nuestros niños.

Ante este tipo de hechos por demás sociópatas e indicadores de una tremenda fragmentación del tejido social uno no puede menos que:

  1. Preguntarse quién puede ser capaz de lastimar la integridad de otro ser humano, sin al menos sentir un grado de culpabilidad, quién en su sano juicio es capaz de balacear a otro ser humano y dejarlo tirado como un bulto en una calle cualquiera.
  2. Preguntarse en dónde pueden los habitantes de este mundo, de este país, de este estado y de estos municipios sentirse seguros, si al parecer no lo están ni siquiera en su casa.
  3. Preguntarse quién puede ser capaz de lastimar a una pequeña niña y cuál será el castigo que esos individuos merecen, porque más allá del hecho mismo que en sí es una terrible acción, queda la salud física y emocional de esta pequeñita y el daño a largo plazo que ella deberá enfrentar por la animalidad de aquellos que sin ningún miramiento fueron capaces de lastimar su seguridad, su cuerpo y sobretodo su alma.

¿Puede la autoridad seguir negando la ola de inseguridad a la que nos enfrentamos? Por supuesto que sí, aunque no debiera, ya que los resultados de la indiferencia ya se han hecho sentir en otros estados de nuestro país y conocemos las consecuencias que la ola de violencia e inseguridad provocan: desempleo, ambiente hostil y la proliferación de buscar justicia por propia mano ante la incapacidad o el poco interés de quienes deben garantizar la protección de la ciudadanía.

Esperamos que aquellos que en la urnas contaron con nuestra aprobación y apoyo no den la espalda al pueblo que los eligió y hagan la labor  para la cual con tanto gusto y empeño se candidatearon y si no que la nación se los demande.

El que los mexiquenses podamos caminar por las calles con libertad y con confianza es labor de aquellos en quienes en algún momento confiamos, esperamos no ser defraudados, y sobretodo que la pequeñita que fue abusada por aquellos cobardes que se atrevieron a lastimarla, no sea también defraudada por el sistema a quien le corresponde velar por su integridad…

Ya no queremos seguir leyendo o enterándonos de este tipo de eventos y no porque se nieguen o se maquillen las cifras, sino porque cada quien haga lo que le corresponde, mientras tanto seguiremos informando.

@PalomaCuevasR

© Paloma Cuevas R. 2016

Paloma Cuevas R.

Paloma Cuevas R. es el resultado de una educación libre y sin trabas. Obtuvo una formación académica en Filosofía por la UNAM y en Enseñanza del Inglés por la UAEM. Es humanista y sapiosexual. Docente durante más de 22 años, columnista, escritora y locutora en temas de Cultura, Política y Erotismo. Corresponsal del programa “A Medios Chiles” de #LaPayolaRadio. Promotora y gestora cultural incansable. Madre y cómplice de los Tres Mosqueteros. Amante declarada de México, el buen café y la verdad sin anestesia. Cuenta con un par de libros publicados en colaboración con otros autores: “Nosotros también nos acordamos”, publicado por la Universidad Autónoma del Estado de México, y “Hacerle al Cuento” Antología de aniversario de Amarillo Editores. Colabora con UniRadio y es una humanista declarada. "La educación y la cultura son el más poderoso antídoto contra la violencia..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.