Lentes redondos para ver el mundo

Comparte por favor:


por Federico Traeger

Eran cerca de las once de la noche. Terminamos el ensayo en casa del baterista. De los  cinco integrantes del grupo de rock, yo era el único al que le gustaba el disco Double Fantasy, la nueva propuesta de John Lennon, luego de cinco años de silencio. Mis compañeros de banda lo consideraban un disco meloso y mediocre. A mí, las canciones me atraparon, sobre todo Watching The Wheels. Mientras guardábamos las guitarras, saqué el tema del jam que había hecho Lennon con Zappa, años atrás, como para que comentaran algo bueno acerca del ex Beatle. Necesitaba oír que algún
aspecto de él les gustaba porque ellos eran cada vez más progresivos y yo muy de melodías redondas de tres minutos. Durante la conversación, nos fumamos un toque, ignorando que en esos instantes, en Manhattan, afuera del edificio Dakota, caía sin vida mi hermano mayor, mi héroe musical, el ser humano al que más admiro por mil razones, incluyendo su vulnerabilidad. A la mañana siguiente, el bajista del grupo, mi mejor amigo, me llamó por teléfono para darme la noticia. Desde que era niño, hasta
hoy, todos los días de mi vida, hay algo de John Lennon que me sorprende, me conecta con el mundo, me replantea, me divierte, me asombra. Se requiere un grado de creatividad cotidiana para ingresar relativamente ileso en cada día del calendario. Una dosis de John al amanecer y antes del sueño, me ayudan a que el amor, la inseguridad, la irreverencia, la valentía, el sentido común, la travesura y la esperanza, se mantengan vigentes. Todo, incluida la muerte, es amable y cantable cuando me pongo sus lentes redondos para ver el mundo.

Federico Traeger. Nació en la Ciudad de México. Fue integrante de un par de grupos de rock y vivió para cantarlo. Es licenciado en ciencias de la información. Ha sido director creativo en agencias publicitarias multinacionales en la Ciudad de México, Houston, Los Ángeles, San Antonio y Nueva York. La editorial Palabra y Voz publicó su primer libro de cuentos, Epidemia de comas. Participó en los talleres literarios de Felipe San José, Agustín Monsreal, María Amparo Escandón y Beatriz Rivas. Sus cuentos se han publicado en suplementos literarios y libros colectivos en México, España y Francia. La editorial Universal, en Miami, publicó su segundo libro de cuentos, El día del informe. Es autor de los bestsellers Amores adúlteros, Amores adúlteros# el final y Lo que no mata, enamora, escritos a cuatro manos. En 2013, Alfaguara publicó su novela Haz el amor y no la cama.   Su más reciente obra se titula Cuando todo era para siempre, publicada también bajo el sello de Alfaguara.

Paloma Cuevas R.

Paloma Cuevas R. es el resultado de una educación libre y sin trabas. Obtuvo una formación académica en Filosofía por la UNAM y en Enseñanza del Inglés por la UAEM. Es humanista y sapiosexual. Docente durante más de 22 años, columnista, escritora y locutora en temas de Cultura, Política y Erotismo. Corresponsal del programa “A Medios Chiles” de #LaPayolaRadio. Promotora y gestora cultural incansable. Madre y cómplice de los Tres Mosqueteros. Amante declarada de México, el buen café y la verdad sin anestesia. Cuenta con un par de libros publicados en colaboración con otros autores: “Nosotros también nos acordamos”, publicado por la Universidad Autónoma del Estado de México, y “Hacerle al Cuento” Antología de aniversario de Amarillo Editores. Colabora con UniRadio y es una humanista declarada. "La educación y la cultura son el más poderoso antídoto contra la violencia..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.